NO ME LEAS



NO ME LEAS

Así funciona la primera ley fundamental de seducción. Yo te digo que no me leas, y aquí estás. Pero es que si voy a más y te digo que no te interesa nada de lo que te voy a contar, que esto no es para ti y que lo dejes ahora mismo seguirás atado a estas líneas hasta que las acabes. Porque si me haces caso y no lo lees, las dudas te asaltarán (¿y si al final decía algo interesante? ¿y si en realidad era para mi? ¿y si no lo era, qué les dice a los demás?
¿y por qué ha considerado que no era para mi?) y serán mucho más difíciles de soportar que el tiempo que tardarás en leerme.


Risto Mejide


8 de junio de 2010

reptiles

Asisto a la degradación
de la raza,
al desvanecimiento
de la ética.
Y yo. Frente a ella, la velo.
Inofensivo.
Como un tanque de porcelana.

Perdido por tus calles obtusas,
en este vaivén ortopédico y desmedido,
intento dar trazos firmes hacia algún lugar.
Hacia ningún lugar.

Y mientras,
mudamos la piel como reptiles
y nos aclimatamos a nuestra fauna
de demagogia y necedad.

La vida, como símbolo,
era más apreciada en el útero.



8 comentarios:

Anónimo dijo...

Grande!

Miyita dijo...

Adapatarnos o morir.

Nómada dijo...

Deberíamos de aclimatarnos a la crítica.

Chica de ayer# dijo...

Soy ladydisarm de patatabrava, me he acabado enganchando un poco de tu perfil y he acabado aquí por la jodida psicología inversa.

Me gusta lo poquito que he leído, ya volveré y diré algo con sentido.

un beso

Jorge Ampuero dijo...

Certero y contundente para sondear nuestra realidad humanamente contradictoria, pues en estos tiempos ni la vida en el vientre se respeta.

Saludos.

Violetcarsons dijo...

He vuelto.

¿Y si ya nada valiese realmente la pena?, gritar, pasa a ser alguna desesperación secundaria, bloqueadas tus palabras, se desvanecen. Y los susurros de tiempo son navajazos por la espalda…

Violetcarsons.

SE dijo...

:)

Sí, las así son las cosas, y cualquier parecido con la realidad es puramente uterino.

Miss Ontherocks dijo...

Sinceramente, una de las cosas más interesantes que he leído últimamente. Qué pena que sea tan tarde y no me haya enterado de nada. Quizás por la mañana...