NO ME LEAS



NO ME LEAS

Así funciona la primera ley fundamental de seducción. Yo te digo que no me leas, y aquí estás. Pero es que si voy a más y te digo que no te interesa nada de lo que te voy a contar, que esto no es para ti y que lo dejes ahora mismo seguirás atado a estas líneas hasta que las acabes. Porque si me haces caso y no lo lees, las dudas te asaltarán (¿y si al final decía algo interesante? ¿y si en realidad era para mi? ¿y si no lo era, qué les dice a los demás?
¿y por qué ha considerado que no era para mi?) y serán mucho más difíciles de soportar que el tiempo que tardarás en leerme.


Risto Mejide


17 de noviembre de 2008

flashforward

He visto mi incipiente barriga a los 40. Mi calva naciente. Mi hipoteca. Lo guapos que serían mis hijos rubios. Las viciadas a las consolas de mis hijos guapos rubios. La televisión de pantalla plana que presidirá el salón. El desliz amoroso en aquel puticlub. Mi divorcio. A mi estúpido gordo jefe calvo con gafas. Otra boda. Mi nuevo divorcio Express. El cáncer a los 50. Mi funeral a los 52. Y el descorche de un buen cava catalán minutos después. Tenía razón señor esponjoso, no somos nadie.

2 comentarios:

ndree dijo...

aiiiii luvvvvvvcasluvcas..xd sabes que no se escribir, y que a no ser que me entren ataques d mutivació, esto cogerá telarañas..perxuluuuxP

Alleda Vodienova's dijo...

Predecible hasta el aburrimiento.