NO ME LEAS



NO ME LEAS

Así funciona la primera ley fundamental de seducción. Yo te digo que no me leas, y aquí estás. Pero es que si voy a más y te digo que no te interesa nada de lo que te voy a contar, que esto no es para ti y que lo dejes ahora mismo seguirás atado a estas líneas hasta que las acabes. Porque si me haces caso y no lo lees, las dudas te asaltarán (¿y si al final decía algo interesante? ¿y si en realidad era para mi? ¿y si no lo era, qué les dice a los demás?
¿y por qué ha considerado que no era para mi?) y serán mucho más difíciles de soportar que el tiempo que tardarás en leerme.


Risto Mejide


2 de marzo de 2009

canibalismo

No sé qué escribir. Ni de qué manera. Ningún momento parece el adecuado. Si me has robado las palabras ofrezco recompensa. No sé qué escribir y el cursor no deja de parpadear. O me he vuelto un demente o cualquier palabra por estúpida que suene me recuerda a tus ojos que ahora yacen extraviados. Me gustaría perderme en su infinidad y nadar en tus pupilas. Pintarte el iris con mi espátula de hierro y robarte cualquier rastro de lagrimal que pueda quitarte el sueño. Quiero repetir, devorarte el cristalino, y me da igual si me acusan de canibalismo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes algo chico, tienes algo

Anónimo dijo...

quiero hacerme canibal de TI :)

Alleda Vodienova's dijo...

Te quiero tanto que quiero devorarte