NO ME LEAS



NO ME LEAS

Así funciona la primera ley fundamental de seducción. Yo te digo que no me leas, y aquí estás. Pero es que si voy a más y te digo que no te interesa nada de lo que te voy a contar, que esto no es para ti y que lo dejes ahora mismo seguirás atado a estas líneas hasta que las acabes. Porque si me haces caso y no lo lees, las dudas te asaltarán (¿y si al final decía algo interesante? ¿y si en realidad era para mi? ¿y si no lo era, qué les dice a los demás?
¿y por qué ha considerado que no era para mi?) y serán mucho más difíciles de soportar que el tiempo que tardarás en leerme.


Risto Mejide


26 de diciembre de 2008

años de hierro

Los años son de hierro. Pesan como el plomo. Suenan fríos, como el disparo de un arma de calibre 6. Pasan rápido cual estrella fugaz sin brillo. Los años de mi vida son sólo un carné de identidad. Un papel plastificado con una foto de desconocido. Una fecha de nacimiento, sin más. Los años de mi vida son los 322 momentos que recuerdo. Son todo lo que desperdicié y lo que no pude vivir. Siento años desaprovechados. Días de desahucio interior. Años de ignorancia. Sentimiento de frustración imposible de saciar. La vida es una gran mentira que nunca podrá ser explicada. Vivimos engañados por nosotros mismos. Ese, el momento más bonito que recuerdo. Al menos vivimos. Llueven clavos y mercurio recorre los lóbulos de mi cerebro. No intentes entenderme.

1 comentario:

Alleda Vodienova's dijo...

Eso es lo suficientemente normal como para entenderlo a simple vista.